Nuestras diferencias nos acercan

el

El título del post no es una errata. Incluso en la cultura más dispar que podamos encontrar a la nuestra hay algo común que nos hace ver lo similares que somos y conocer la explicación cientítica que lo demuestra. Y eso fue lo que el pasado 25 de noviembre hizo mi colega, amiga y coach Anna de Pedro en la Biblioteca de Soto del Real Pedro Lorenzo.

Las diferencias de las que nos habló son las que nos ocupan nuestro día a día más cercano y que influyen tanto en nuestra vida personal como profesional: las diferencias de pensamiento entre el hombre y la mujer.  Estas diferencias que influyen en nuestro comportamiento se deben a que nuestros cerebros son básicamente iguales pero tienen partes con distinto tamaño y distinto funcionamiento ante los estímulos por el riego de las hormonas.Desde el punto de vista biológicos la evolución los ha dotados de sistemas nerviosos distintos para desempeñar roles necesarios en la superviviencia de la especie.

El Hemisferio izquierdo del cerebro es el pensamiento científico y matemático que tiene unas características concretas:  preciso, realista. lineal,  analítico y estratégico. Le encanta lo   habitual y le gusta tener control. Es el que calcula las ecuaciones y juega con los números.Mientras, el Hemisferio derecho del cerebro es la parte creativa, pasional, anhelante, intuitivo, sensual. Es el lenguaje del arte, la poesía, y de la imaginación sin límites.

El hombre tiende a procesar mejor con el cerebro izquierdo, por ello la resolución de problemas la realizan más desde una perspectiva orientada a tareas.  La mujer, sin embargo, tiende  a procesar con los dos hemisferios . Las mujeres, al procesar con ambos hemisferios, suelen resolver los problemas de una manera más afectiva y creativa. El hombre utilizan un hemisferio para realizar varias tareas. Mientras que las mujeres utilizan ambos hemisferios de forma alternativa.

El cerebro masculino es un 11-12% mayor por la diferencia en tamaño físico del hombre, ya que necesitan más neuronas para controlar su mayor masa muscular.

En las mujeres el cuerpo calloso (puente entre los dos hemisferios) es más grande, tiene un mayor número de fibras de conexión, más denso, por lo que la comunicación entre hemisferios es más prominente. Esto permite ocuparse de temas de ambos hemisferios pero con el inconveniente que también necesita resolver los problemas de ambos. Los hombres a cambio tienen mayor número de conexiones en la corteza cerebral.

No es mi objetivo  repetir la información tan valiosa que nos regaló Anna, más bien al contrario: creo que todas estas diferencias biológicas son las que nos pueden ayudar a comprendernos mejor. Ya no vale el “yo soy así”. sino el querer cambiar para evolucionar. Nuestra experiencia como coaches abre la puerta a la esperanza, el esfuerzo y la toma de responsabilidad. El coaching es la herramienta perfecta para identificar nuestras creencias y nuetros miedos.

Gracias a Anna por su estupenda aportación y por ayudarnos a entendernos mejor y gracias a Juan por abrirnos la puerta de la Biblioteca.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s